Síntomas de autismo – Rasgos Tea – Caracteristicas Trastorno espectro autista

El espectro autista es un trastorno neuronal tan diverso, heterogéneo y complejo de entender incluso para los propios científicos, que los síntomas de autismo pueden ser tan diferentes o incluso opuestos comparando el comportamiento de dos personas TEA.

Una discapacidad física o incluso una enfermedad orgánica es mucho más perceptible visualmente, en cambio con el autismo la única manera de darse cuenta de que alguien tiene síntomas autistas es a través de la interacción social. Solo si conoces directamente a la persona es cuando podrías ser capaz de sospechar si está afectado.

Sin embargo sí hay un consenso para afirmar que el funcionamiento neurobiológico es lo suficientemente distinto como para establecer una serie de características o rasgos autistas comunes. Englobados siempre en la dificultad para comunicarse, problemas en interrelacionar con otra gente, y la existencia de conductas restrictivas, obsesivas y la aparición de comportamientos repetitivos.

Desde antes de los dos años mi mujer ya sospechaba que nuestra hija tenía un comportamiento muy poco habitual. A esa edad todavía no hablaba, seguía gateando, presentaba unas rabietas extremas, le costaba mucho comer, no hacía caso al resto de niños, se enfadaba ante cualquier cambio. Podía parecer un problema de retraso en el desarrollo o incluso que como padres la estamos malcriando, pero la realidad era que presentaba los típicos síntomas del trastorno espectro autista.

A continuación voy a mostrar las características para detectar el autismo y que puedas comprender su diferente forma de pensar y actuar.

caracteristicas del autismo

1 Diferencias neurobiológicas del autismo

Antes de entrar al detalle en los síntomas del autismo, es muy conveniente conocer que científicamente está demostrado que las personas autistas presentan unas serie de alteraciones neurobiológicas fuera de lo normal. Estas diferencias nos permitirán intentar comprender un poco mejor la forma de actuar, comportarse y pensar de un TEA.

  • Las personas autistas presentan niveles irregulares de serotonina, un neurotransmisor que sirve para contraer músculos, regula los ciclos de sueño, el apetito, las emociones, la temperatura corporal. Se trata de un inhibidor conductual que nos permite regular todos esos deseos.

  • Otro neurotransmisor que posee alterado es la dopamina que se encarga de regular la motivación y el deseo de repetir conductas que nos proporcionan beneficios o placer.

  • En cambio presentan niveles muy bajos de ácido gamma-aminobutírico (GABA), el neurotransmisor que regula la excitabilidad para dar una sensación de calma y reducir la ansiedad y el estrés.

Los anteriores 3 mecanismos se encargan de lanzar mensajes al resto cuerpo. Fijaros que posee niveles muy altos de serotonina y dopamina que les incita a desear mucho lo que les gusta hasta convertirse casi en una obsesión (rasgo típico del autismo que veremos). Y en cambio su nivel GABA es muy bajo con lo que fácilmente se pueden irritar y frustrar (también característica típica del TEA).

neurotransmisores afectados en autismo

En varios estudios se ha comprobado que las personas autistas presentaban un bajo nivel en dos hormonas:

  • Oxitocina que a nivel mental favorece la relajación y la calma.

  • Vasopresina que regular la presión arterial, retención de líquidos y desempeña un papel importante en el comportamiento social y sexual.

Tal ver por presentar poca cantidad de esas hormonas les cuesta relajarse ante rabietas y presentan dificultad para sentir contacto con otras personas. También dos síntomas habituales en el autismo.

También numerosos estudios presentan diferencias en cuanto a la estructura del cerebro en las personas diagnosticadas con el trastorno espectro autista:

  • El cerebelo es sensiblemente más pequeño de lo habitual. Representa un 10% del volumen total del encéfalo, y se encarga en controlar los movimientos, las integraciones sensitivas y el equilibrio corporal. Tal vez por esta razón podemos encontrar autistas que giran sobre mi mismo, aletean los brazos, o explican algunas de sus dificultades en hiper o hiposensibilidad.

  • También presentan diferencias notables en el sistema límbico que se encarga de regular las emociones, el placer y la adicción. Además en esta zona se interactúa con las neuronas espejo que son las encargadas de sentir empatía, imitar a los demás, deducir el la actitud de otra gente, por lo que cumplen un papel importante en las habilidades sociales. Quienes padecen autismo presentan grandes alteraciones en el sistema de neuronas espejo. Tal vez por esa razón cuando son bebés no presentan juego simbólico y cuando son niños les cuenta entender a los demás.

  • Y por último se ha detectado que tener una corteza cerebral más grande es un síntoma del autismo. En esta zona se genera la percepción, imaginación, pensamiento, se emite juicios y se toman decisiones. Es clave en la memoria, atención y percepción, por eso tal vez una característica de este espectro es la gran memoria para pequeños detalles que se nos pasa al resto de gente.

diferencias cerebro autista

Ahora que hemos visto las diferencias neurológica que presenta un autista, puede ser que te resulta más fácil comprender la diferencia en su comportamiento y conducta.

2 Caracteristicas comunes en autistas

En la definición de autismo ya vimos que se trata de un trastorno neuronal donde los síntomas se presenta de una manera muy heterogénea y diversa. De forma que cada persona autista presenta unas característica diferentes, incluso pueden llegar a ser opuestas entre dos TEAs.

Con independencia de como se presentan estos rasgos del autismo, siempre hay un denominador común y es la dificultad en las siguientes áreas:

  • Deficiencias en la comunicación.

Un aspecto característico en las personas autistas es la dificultad que tienen para comunicarse con las demás gente. Se puede deber a dos motivos:

1. Lenguaje alterado: donde se pueden encontrar personas TEA que no han hablado en su vida, hasta gente con asperger que posee una increíble fluidez en palabras. Entre un extremo y otro encontramos los casos intermedios donde hablan con frases muy estructuradas y mecánicas que han aprendido a utilizar.

2. Buscan momentos inapropiadas para comunicar. Tanto si hablan perfectamente como si no, los autistas siempre desearán comunicarse contigo cuando a ellos les interese sin importar si estás ocupado o le puedes prestar atención. Antes hemos comentado el bajo nivel de neuronas espejo que poseen para empatizar o detectar el estado de la otra persona para estimar si es el momento adecuada para hablar.

Si se consigue detectar este síntoma del autismo a una edad muy temprana, a base de terapias, dedicación y esfuerzo por parte de las familias se pueden paliar mucho estos defectos.

  • Conductas repetitivas y obsesivas.

Un rasgo muy común en las personas autistas es la obsesión que muestran por las cosas que le fascinan. Es cierto que todo el mundo tiene determinados gustos y preferencias, pero en los TEA están llevados al límite. Conozco casos de niños que solamente admiten vestirse con el mismo tipo de ropa, ver la misma película una y otra vez.

Incluso en ocasiones muestran fascinación por temas tan raros y extravagantes como coleccionar tornillos, obsesionarse por campanas, o interesarse por materias metafísicas desde bien pequeños. Tal vez los altos niveles de dopamina justifiquen estos intereses tan insistentes.

  • Intereses restrictivos.

Otra característica del autismo es la enorme dificultad que le supone cualquier novedad que no esté dentro de sus intereses obsesivos. Si no le gusta hacer algo, difícilmente conseguirás que lo haga, y encima si lo hace será de la mala gana y mal. Por ejemplo si no le gusta la pizza, da igual que vayas al mejor restaurante italiano que comerá otra cosa distinta.

  • Baja tolerancia a la frustración.

Un síntoma del autismo que se debe tratar desde bien temprano es la baja tolerancia a la frustración, donde puede provocar conductas agresivas contra otras personas o incluso autolesionarse. Desde bien pequeños las rabietas que presentan los niños autistas son muy intensas tanto en el tiempo que duran como en el volumen auditivo. Tal vez los bajos niveles de oxitocina y ácidos GABA puedan explicar este comportamiento, pero con terapias y entrenamiento se puede minimizar los efectos negativos de la frustración en una persona autista.

rasgos trastorno espectro autista

  • Dificultades para relacionarse.

Una consecuencia derivada del desconocimiento del trastorno espectro autista, es que tan solo con las 4 características anteriores, el resto de gente tiende a no relacionarse con estas personas autistas al no comprenderlas. Hay un mito de que los TEA buscan el aislamiento, cuando en realidad también desean interactuar con los demás, lo que pasa es que sus pocas habilidades comunicativas y comportamientos tan extremos hacen que les sea difícil entablar amistades.

  • Problemas para comprender conceptos abstractos.

Un hecho característico en el autismo es que todo lo asimilan al pie de la letra. Le cuesta muchísimo comprender conceptos abstractos, hay que enseñarles a expresar las emociones, los chistes y las metáforas son incomprensibles. Son muy buenos para temas visuales, por esta razón un método eficaz para enseñar cualquier cosa es utilizar pictogramas, vídeos o imágenes explicativas.

  • Tienen una memoria excepcional.

Pero solo la emplean para su propio uso o beneficio. Son capaces de recordar la fecha de un acontecimiento puntual porque le ha resultado de un gran interés. Al igual que pueden mostrar una gran precisión por pequeños detalles, si alguien lleva pendientes nuevos, ha cambiado de colonia, en definitiva particularidades que al resto se nos pasarían inadvertidos.

  • Hiper o hiposensibilidad.

Otro síntoma del autismo es que sus 5 sentidos están excesivamente desarrollados o infrautilizados. Aquí hay una gran diversidad, ya que puedes encontrar personas TEA muy sensibles al ruido como otros que son capaces de discriminar sonidos y actuar como sordos. Afecta tanto al oído, olfato, gusto, vista como al tacto, les puede resultar desagradable la percepción de cierto materiales que a cualquiera le puede parecer muy suave.

  • Torpeza motora.

Es bastante común encontrar personas autistas con dificultades para coordinar sus movimientos, cuando son bebés es habitual que tardan en aprender a andar. Aquí también se puede encontrar una gran diversidad, ya que se pueden encontrar personas que andan de puntillas, dan vueltas sobre sí mismo, se balancean constantemente; hasta otros autistas que les gusta tanto un deporte que gracias al entrenamiento realizan los movimientos con una gran precisión. Como en todos los síntomas del autismo, no todo es negro o blanco, siempre hay niveles intermedios.

Todas estas características del autismo se pueden empezar a apreciar a partir de los 3 años, y conforme pasa el tiempo son más notorias. Detectar los síntomas del trastorno espectro autista cuanto antes es vital para empezar las terapias adecuadas para que el niño autista pueda aprender a regular su comportamiento, evitar que se intensifiquen las dificultades y favorecer su inclusión social.

3 Rasgos tea en bebés

Antes de los 2 años se habla de sospecha en vez dar un diagnóstico firme de autismo. Cada bebé tiene un ritmo de crecimiento diferente, y por el mero hecho de que todavía no haya conseguido hablar o caminar no significa que sea TEA, ya que pueden haber otros motivos que pueda justificar este retraso madurativo.

En cambio sí que hay unos aspectos adicionales que son comunes en los bebés que posteriormente con el tiempo han alcanzado el diagnóstico del espectro autista:

detectar autismo en bebes

  1. Un reción nacido a partir del primer mes de vida empieza a sonreír cuando nota la presencia de su madre o está acompañado de una forma placentera. En los bebés autistas hay una ausencia total de sonrisa.

  2. Los bebés como todavía no saben hablar empiezan a demandar atención a través de la mirada y los pequeños sonidos que sean capaces de hacer. En cambio un síntoma de los bebés con autismos es la ausencia de contacto visual, parece que estén mirando al infinito.

  3. Otro hecho característico en un bebé con sospecha de autismo es que apenas responde a su nombre, parecen sordos. Entre los 5 y 8 meses el recién nacido ya es capaz de reconocer su nombre y asociarlo a un situación placentero.

  4. Un aspecto muy detonante en los niños de 1 año TEA es que no hacen gestos sociales como señalar algo que les gusta o hacer hola y adiós con la mano.

  5. Es obvio que un niño pequeño presenta muchas rabietas, pero por ejemplo con mi hija eran demasiado frecuentes y muy intensas. Ante cualquier pequeño cambio se ponía a llorar desconsoladamente durante más de una hora y media de reloj, y casi siempre acompañada de intentos en autolesionarse como darse cabezazos contra la primera cosa que veía.

  6. Otro rasgo determinante es el nulo interés en jugar con otros niños pequeños o bebés.

  7. Antes de los 2 años los niños ya empiezan a imitar a los adultos y juegan a ser policías, hacer la comida, cuidar animales, etc.. Pues es bastante característicos en los niños autistas la ausencia del juego simbólico, tal vez sea debido al déficit en neuronas espejo que ya hemos comentado son muy útiles para imitar comportamientos.

  8. Con la alimentación son muy sensibles, pueden notar el mero aspecto de cambiar una marca de potito o que la comida esté un poquito más caliente o fría. Estaría relacionado con la hipersensibilidad en el autismo, que también se puede dar con los olores, tactos, etc…

Así que si antes de los dos años reúne todos estos aspectos, unidos a la ausencia de habla e incapacidad para andar, perfectamente pueden ser síntomas de autismo en bebés y sería muy conveniente valorar si solicitar un diagnóstico de TEA infantil.

4 Sintomas autismo leve

Según el DSM5 se pueden establecer 3 niveles o grados de autismo, pero en el ámbito familiar se ha hecho muy popular el término de autismo leve para etiquetar a las personas que apenas tienen dificultades. Pero aún así son bastante reconocibles si tienes un contacto estrecho con el TEA a través de las siguientes señales:

  • Habla con frases muy estructuradas y mecánicas, repite las palabras que oye, tiene dificultad para expresar emociones o conceptos abstractos.

  • Para realizar una actividad física nueva pueden ser un poco torpes.

  • Presentan algunos comportamientos repetitivos o extravagancias que son poco comunes.

  • Les cuesta mucho adaptarse a las novedades aunque son más tolerantes.

  • Las rabietas son más puntuales, con menor intensidad y pueden autorregular su nivel de frustración sin ayuda.

  • Siguen notando los pequeños cambios aunque les dan menos importancia.

  • Con el tiempo consiguen hacer amigos al encontrar personas con intereses o aficiones comunes.

nivel de autismo leve

Los síntomas del autismo leve permiten a la persona ser capaz de llevar una vida normal sin necesidad de depender de nadie. A simple vista parecen que no sean TEA, hasta que entablas una relación o un contacto social.

5 Comorbilidades asociadas al espectro autismo

Según la Organización Mundial de la Salud, comorbilidad es cuando una persona sufre de dos patologías diferentes. Por desgracia en el autismo se da con mucha frecuencia.

Por si no fuera suficiente las dificultades que presentan los típicos síntomas del espectro autista, este trastorno suele ir acompañado de otras patologías como: hiperactividad conductual, déficit de atención, trastorno obsesivo compulsivo, ataques epilépticos o problemas de insomnio para conciliar el sueño.

comorbilidades autismo

Las comorbilidades médicas son más frecuente en personas TEA respecto a la población general. El problema reside en que estas patologías adicionales que sufre el autista son más difíciles de diagnosticar porque:

Pueden presentar o comparten síntomas comunes, por ejemplo con el déficit de atención el trastorno obsesivo compulsivo.

Y por la dificultad de comunicación añadida que poseen las personas del espectro autista haciendo que no sepan expresar con exactitud la dolencia que sufren.

6, Conclusiones

Como habéis podido apreciar no hay características físicas para distinguir a una persona autista de otra. A pesar de que científicamente se han descubierto diferencias en algunos neurotransmisores, hormonas y partes del cerebro, los síntomas del autismo solo son apreciables a través de la interacción social. Solo de esta forma es cuando podemos apreciar las dificultades que tienen en comunicación e interacción social y comprender las conductas o comportamientos tan extraños que presentan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *