¿Que es tdah? Síndrome o trastorno déficit de atencion con hiperactividad

En España se estima que entre un 2 y 5% de los niños menores de 15 años sufren Tdah, más conocido como síndrome del déficit de atención con hiperactividad. Siendo uno de los trastornos neuronales más significativos dentro de la población escolar, que año tras año sigue creciendo en cuanto a su diagnóstico.

Antes se escuchaba que si alguien sacaba malas notas en el colegio porque era nervioso o no prestaba atención, era debido a factores socioambientales en el hogar. Hoy se sabe que la mayoría de estos chicos sufren el síndrome de déficit de atención e hiperactividad mental, donde su sistema nervioso es incapaz de producir un nivel suficiente de neurotransmisores tan importantes como la dopamina, serotonina o noradrenalina.

Este déficit provoca una continua falta de interés por las cosas, poca capacidad para acabar tareas, dificultad para organizarse, tendencia a olvidarse de las cosas. Encima muchas veces viene acompañado de hiperactividad donde no puede estar quieto, es precipitado en sus acciones, y es posee una gran impulsividad para cambiar de actividad cada dos por tres. Con lo que este trastorno neuronal de por vida va a influir muy significativamente en su vida.

Esta hiperactividad con déficit atencional supone un enorme estrés, ya que generalmente provoca serias dificultades en el rendimiento escolar, originan contínuamente conflictos familiares y también inciden negativamente en las relaciones sociales. Así que es fundamental un diagnóstico precoz para poder proporcionar el tratamiento adecuado para mitigar las dificultades que el tdah conlleva.

Mi hija está diagnosticada desde los 6 años en déficit de atención con hiperactividad, una comorbilidad muy común asociada a su trastorno de espectro autista de alto funcionamiento. Así que a continuación os a mostrar que significa y cual es la definición del tdah de una forma cotidiana.

que es sindrome deficit atencion con hiperactividad

1 Que es el Tdah

El síndrome del déficit de atención con hiperactividad o impulsividad está considerado por la Asociación de Psiquiatría Americana como uno de los trastornos mentales más comunes en la sociedad. De hecho cerca del 10% de los niños en Estados Unidos son sufren de los síntomas de inatención que puede estar acompañada también de hiperactividad e impulsividad.

prevalencia tdah en estados unidos

Según el Instituto Nacional de Estadística, en España cerca de un 4% de la población infantil de 4 a 15 años sufre de hiperactividad y un 2% de problemas conductuales. Así que estamos hablando de una patología que alcanza una gran representación en la sociedad actual.

poblacion infantil españa con tdah

Para comprender mejor este trastorno neuronal que afecta durante toda la vida, primero es importante conocer que el cerebro funciona a base de estímulos eléctricos. Las neuronas son las células del sistema nervioso encargadas de recibir, procesar y transmitir la información para realizar las diferentes actividades de la vida. Para conseguir este objetivo final, las neuronas se comunican entre sí gracias a unas sustancias químicas que crea nuestro cuerpo que son los neurotransmisores.

Científicamente se ha demostrado que el déficit de atención y la hiperactividad es provocada por un déficit de generación de unos determinados neurotransmisores como la dopamina, serotonina y noradrenalina. Provocando que la información no fluya correctamente entre las neuronas y por eso la persona ejecuta respuesta equivocadas, lentas, exageradas o incluso simplemente no reacciona.

¿Cómo influyen estos tres neurotransmisores?

1 Dopamina

Sirve para estar concentrado y realizar las actividades con intensidad. Así que niveles bajos de dopamina supone distracciones, dificultades para concentrarse y finalizar las tareas que se han empezado a ejecutar.

dopamina deficit de atecion con hiperactividad

2 Serotonina

Su función es mantener un buen estado de ánimo, conseguir satisfacción y sirve para ajustar un nivel correcto de sueño. Por eso cuando hay déficit de Serotonina el niño está insatisfecho, es muy irascible, aparecen conductas agresivas, se incrementa la impulsividad, surgen muchas ideas al mismo tiempo sin poder asimilar correctamente.

3 Noradrenalina

Es el neurotransmisor encargado de buscar emociones fuertes, experimentar con nuevas actividades, preservar un buen estado del ánimo y poseer altos niveles de atención. Por contra un insuficiente nivel provoca indiferencia, actitudes depresivas, apatía, y un bajo nivel de actividad.

Se puede resumir que la dopamina influye en la motivación, la serotonina en la capacidad para controlar el estado del ánimo, y la noradrenalina en mantener el nivel de atención. Así que como bien podéis intuir, un bajo nivel de estos neurotransmisores hace que la persona esté desmotivada, tenga dificultades para concentrarse y presente frecuentemente un estado emocional decaído.

Además de la generación escasa de estos neurotransmisores, está científicamente comprobado que hay algunas partes del cerebro que presenta un funcionamiento anómalo, en concreto en las siguientes áreas:

1 La corteza prefrontal cuya función es planificar acciones, iniciarlas, darse cuenta de los errores, evitar distracciones.

2 El cuerpo calloso que comunica el hemisferio izquierdo con el derecho para complementar las ejecuciones de cada uno.

3 Los ganglios basales encargados de controlar y filtrar los estímulos que reciben otras zonas del cerebro, y de reprimir determinadas respuestas automáticas.

4 El cíngulo anterior encomendado en manejar las emociones y gestionar el nivel afectivo.

2 Historia del Tdah

Puede parecer que el síndrome de déficit de atención con hiperactividad es un trastorno mental moderno, pero la realidad que las primeros estudios sobre esta patología datan de 1798. En esa fecha el fisiólogo Alexander Crichton describe un estado mental con los síntomas de inatención que afectaba en las capacidades escolares, lo denominó con el término de “inquietud mental”.

En 1846 el profesor Heinrich Hoffman describió el comportamiento de un niño que no podía estarse quieto en la mesa. Estas serían las primera referencias sobre el término de hiperactividad que con bastante frecuencia acompaña al déficit atencional.

Durante el siglo XX siguen habiendo algunas referencias puntuales, pero es a partir de 1902 cuando empieza a cobrar cierta relevancia el Tdah. El médico inglés George Still a través de un estudio realizado a 20 niños, encontró unos rasgos muy atípicos como dificultades para atender, excesiva actividad motora, y aparición de conductas impulsiva. A todas estas peculiaridades las denominó “fallos de control moral”.

A partir del estudio de George Still, se incrementa notablemente el interés de la comunidad científica por este trastorno mental tan peculiar que todavía sigue presentando misterios. Y es en 1980 cuando el DSM-III contempla por primera vez el término “Trastorno por Déficit de Atención con y sin hiperactividad”. Siendo diagnosticado desde entonces por la comunidad psiquiátrica cada vez con mayor frecuencia.

El DSM-V es el manual de diagnóstico y estadístico de trastornos mentales, es la publicación elaborada por la Asociación Americana de Psiquiatría, que sirve como referencia a toda la comunidad sanitaria para el diagnóstico de trastornos mentales. Este manual se revisa periódicamente, y la última actualización fue en Mayo del 2013 donde dividió el Tdah en varias subcategoría.

3 Tipología del déficit de atención

El síndrome del déficit de atención con hiperactividad se origina desde el nacimiento y dura toda la vida, siendo más perceptible en la infancia debido a los numerosos problemas en el rendimiento escolar que provoca. El problema es que nunca los síntomas son iguales, cada niño puede manifestar características diferentes y en distinta intensidad. Así que por esa razón a partir del DSMV se decidió subcategorizar el Tdah en:

  • Inatención

  • Hiperactividad o impulsividad

  • Déficit de atención con hiperactividad combinada

Y cada una de estas tres jerarquías se pueden diagnosticar como leve, moderado o grave; en función del nivel de dificultades que exteriorice en la persona.

tipos tdah segun dsm5

Es conveniente indicar que cuando se dictamina a alguien como inatento, significa que los síntomas más preocupantes son los de la falta de atención, y perfectamente puede ser hiperactivo aunque no se etiquete como tal. Simplemente se le valoro solo como inatención porque son los síntomas más alarmantes para el psiquiatra, psicólogo o neuropediatra.

Para poder diagnosticarse a una persona como Tdah se deben dar estas circunstancias:

  • Los síntomas deben aflorar como mínimo en dos contextos diferentes: en casa y la escuela o el trabajo.

  • Estar presentes o ser conscientes de su presencia desde niño.

  • Debe presentar dificultades significativas en la vida de la persona.

  • No deben confundirse con otros trastornos que pueden tener unas características parecidas.

3.1 Inatención

La de atención se refleja en que no finaliza las tareas, desiste en la ejecución a la mínima dificultad o distracción, le cuesta prestar atención, es muy desorganización y le cuesta planificar.

deficit atencional inatencion

De hecho en el DSM-V debe contemplar un mínimo de estos 6 síntomas:

  • No presta atención a los detalles, incurre en errores por descuido en las actividades.

  • Tiene dificultades para prestar atención en actividades lúdicas.

  • Parece sordo cuando se le habla directamente.

  • No sigue las instrucciones para realizar las tareas, deja sin acabar sus actividades u obligaciones.

  • Presenta dificultades para organizar y planificar.

  • Esquiva las actividades que le suponen un esfuerzo mental sostenido.

  • Con frecuencia pierde objetos imprescindibles para realizar sus ejercicios.

  • Se distrae con frecuencia ante cualquier estímulos irrelevante.

  • Es descuidado con sus actividades rutinarias del día a día.

3.2 Hiperactividad mental e impulsividad

Un niño es hiperactivo cuando muestra una actividad motora desmesurada, es tremendamente inquieto y constantemente necesita actividad corporal o mover algunas partes de su cuerpo como las manos o pies.

En cambio cuando se habla de impulsividad alude a realizar una acción o cambiar a otra actividad sin pensar. Es la nula capacidad para aguantar sus ansias, piensa algo e inmediatamente quiere ejecutarlo.

hiperactividad mental e impulsividad

Según el DSM-V se deben dar como mínimo 6 de estos rasgos:

  • Se mueve constantemente, no es capaz de permanecer sentado en la misma postura.

  • Es frecuente que se levante y abandone su puesto.

  • Salta y corre de una manera exagera aunque sean situación que inadecuadas.

  • Presenta enormes dificultades para jugar o realizar actividades de ocio donde tenga que estar quieto o tranquilo.

  • Siempre está en marcha, no para, parece que tenga un motor o pilas duracell.

  • Habla en exceso.

  • Con frecuencia responde antes de completar las preguntas.

  • Le es complicado respetar el turno de los demás.

  • De una manera recurrente interrumpe o se inmiscuye en las actividades o conversaciones de otras personas.

3.3 Síndrome déficit de atención con hiperactividad

Esta es la jerarquía predominante, donde se habla del déficit de atención con hiperactividad combinada, cuando se presenta al mismo tiempo y con igual intensidad las dificultades mencionadas en las dos anteriores patologías.

sindrome combinado deficit atencion con hiperactividad

Sobre todo en esta categoría, los niños, adolescente e incluso adultos pueden incluir baja tolerancia a la frustración, irritabilidad, frecuentes cambios de humor, y en algunos casos hasta retrasos leves en el lenguaje y el desarrollo motor.

Por eso es de vital importancia conseguir un diagnóstico precoz del Tdah en los niños, y así poder empezar con las terapias específicas o el tratamiento farmacológico adecuado para hacer que la afección sea mínima en su futuro escolar, laboral y social.

4 Conclusiones

El síndrome de atención con hiperactividad es un trastorno neuronal que por suerte cada vez se diagnostica más a nivel sanitario. Tradicionalmente muchos fracasos escolares se han atribuido a factores medioambientales originados mayoritariamente en el entorno familiar. Cuando realmente en muchas ocasiones se ha debido a que su organismo no era capaz de reaccionar de una forma adecuada a los estímulos recibidos debido a la escasez de neurotransmisores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *