Diferencias entre autismo, asperger y tdah – Trastornos neuronales similares

Uno de los aspectos más complicados de explicar a las familias son las diferencias entre autismo, asperger y tdah. Ya que los tres son trastornos neuronales y presentan un gran número de similitudes que muchas veces hace difícil distinguir un TEA de alguien con déficit de atención hiperactivo.

Tanto el autismo, como el síndrome de asperger y el tdah influye radicalmente en el comportamiento social de la persona, y además posee una enorme repercusión en el rendimiento escolar. Es importante que quien sufre estas patologías sea diagnosticado precozmente para poder proporcionarle las terapias o tratamiento más adecuado, para saber manejar por sí solos las dificultades que llevan asociadas.

Si en clase hay un alumno que nunca atiende por defecto, es muy poco sociable con sus compañeros y presenta comportamientos extraños; puede ser que tenga alguno de estos síndromes pero que por desgracia todavía no se le haya detectado.

En anteriores ocasiones ya he comentado que el diagnóstico de autismo está incrementando hasta un nivel entre del 1 al 3% de la población infantil, y el déficit de atención hiperactividad ya representa entre un 2 o 5%. Sumando ambas patologías neuronales, ya representan una cantidad de niños demasiado significativa, con lo que es muy conveniente que tanto la sociedad y los distintos profesionales de la educación sean capaces de detectar las señales y diferenciar si puede ser autismo, tdah o síndrome de asperger.

Tengo una hija diagnosticada de autismo con déficit de atención e hiperactividad, y encima está recibiendo sus terapias en una asociación especializada en Asperger tradicionalmente. En su caso ambos síntomas van ligados, pero es conveniente conocer sus diferencias y similitudes para proporcionar la mejor ayuda posible. Así que voy a explicaros las diferentes entre los 3 síntomas neuronales.

autismo asperger tdah diferencias y similitudes

1 TEA y TDAH según el DSMV

En Junio del 2013 la Asociación Estadounidense de Psiquiatría elaboró la última modificación del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, más conocido como DSMV. En él se publican los síntomas para diagnosticar y categorizar los distintos trastornos mentales que están reconocidos actualmente.

Entre las muchas patologías psiquiátricas destacan 2 por su complejidad y el elevado número de casos detectados en los últimos años:

  • Trastorno del espectro autista, más conocido como autismo o TEA. Donde se divide en 3 categorías en función del nivel de afectación:

1.1 Autismo grado 1, también conocido como leve o de alto rendimiento. Ahora en este nivel también se incluye a los afectados por el síndrome de asperger.

1.2 Autismo grado 2, que poseen un mayor nivel de afectación y necesitan ayudas para realizar ciertas actividades consideradas normales.

1.3 Autismo grado 3 o severo, donde estas personas presentan los síntomas típicos del autismo en su máximo exponente. Siendo totalmente dependientes de terceras personas para su vida diaria.

tipos de autismo segun dsmv

2.1 Personas que poseen poca capacidad de atención pero grandes niveles de hiperactividad.

2.2 Gente con dificultades para concentrarse y atender, pero con unos niveles de actividad normal.

2.3 Individuos muy hiperactivos o impulsivos pero sin problemas para atender.

tipos tdah segun dsm5

Aunque el síndrome de asperger está incluido dentro del autismo grado 1, es conveniente aclarar las diferencias que hay entre un adulto o niño con asperger y otro con autismo leve o de alta capacidad.

2 Semejanzas entre autismo y asperger

Evidentemente cuando el DSMV decide incluir al síndrome de asperger dentro de la categoría de autismo grado 1 es porque hay un nivel de semejanza muy elevado en sus síntomas:

  • Comportamientos restrictivos con poca tolerancia a la frustración, presentando altos niveles de ansiedad.

  • Conductas repetitivas y obsesivas por los temas que les interesan. Mostrando indiferencia por los aspectos que no le motivan.

  • Dificultades sensoriales, donde pueden tener hipersensibilidad o hiposensibilidad en cualquiera de sus 5 sentidos.

  • Problemas para comunicarse con los demás porque cambia de temas sin sentido, le cuesta respetar turnos, interrumpe según su interés sin importar los demás.

  • Son poco empáticos con el resto de la gente porque les cuesta comprender las emociones, los conceptos abstractos, los gestos. Son demasiado literales para todo.

  • La consecuencia de todo lo anterior les hace ser muy incomprendidos por el resto de la sociedad y por esa razón parece que prefieren estar solos antes que acompañados. Cuando en realidad tienen los mismos deseos de socializar.

semejanzas autismo y sindrome asperger

3 Diferencias entre síndrome de asperger y autismo leve

Pero, hay algunos aspectos donde sí que es posible notar la diferencia entre un autismo leve de grado 1 con un síndrome de asperger. Y por lo general son lo bastante llamativos como para distinguirlos con bastante facilidad. Son los siguientes:

  • Lenguaje oral

Las personas con síndrome de asperger poseen un lenguaje muy fluido, son capaces de pasarse horas hablando de sus temas preferidos, hasta que pueden parecer pedantes. Incluso muchos de ellos, aprender a hablar perfectamente antes de su primer año de vida.

En cambio los niños con autismo tardan mucho más tiempo de lo normal en aprender a hablar. Por ejemplo mi hija hasta los 3 años no sabía hablar, pero hay casos que se alargan hasta los 6 años. Además las personas autista presentan muchas dificultades en el habla, no son capaces de tener una oratorio muy fluida, utilizan frases y estructuras muy trabajadas. Les cuesta mucho expresarse oralmente de manera espontánea.

Así que un punto muy importante para diferenciar asperger de autismo es el nivel de lenguaje oral comunicativo. Donde en el primero es muy fluido y en los segundo presentan muchas dificultades.

  • Diagnóstico

Justamente por la anterior diferencia, los niños con autismo se diagnostican antes. Ya que las familias cuando tienen un hijo que con 2 años no hablan empiezan a preocuparse seriamente y van al pediatra, neurólogo, psiquiatra o donde haga falta.

En cambio como los niños con asperger hablan tan fluidamente, no suele haber tanta preocupación, y los síntomas comunes a los que anteriormente nos hemos referido con frecuencia se achacan a una crianza consentidora y caprichosa por parte de los padres. Por esa razón suele ser muy frecuente el estrés emocional tanto en los progenitores como en los hijos, ya que se culpan de no saber en que fallan cuando realmente tienen un trastorno neuronal no detectado ni tratado.

  • Capacidad de aprendizaje

Tanto el autismo como asperger presentan serias dificultades para aprender cosas y conceptos que no son de su interés. Pero para aspectos nuevos que le puedan fascinar, un adulto o niño con asperger presenta más facilidad para aprender, en cambio al autista le cuesta más, en ocasiones poco más y otras veces menos.

Esto no va ligado a su capacidad intelectual, ya que numerosos estudios científicos han demostrado que estadísticamente los TEA a nivel promedio poseen un coeficiente igual a la media. Es como los seres humanos, los hay con mayor coeficiente y con menor.

  • Motricidad

Tradicionalmente se comentaba que con las personas con síndrome de asperger son más torpes en sus movimientos. La realidad que yo percibo es bien distinta, son gente con una capacidad motriz similar al resto. En cambio en el autismo sí que hay una ligera diferencia, son más torpes en cuanto a la motricidad fina de sus manos, o les cuesta más coordinar su movimientos por eso son tan patosos para bailar, incluso tienen preferencias por movimientos oscilatorios o balanceantes.

  • Juego simbólico

Es la capacidad que tienen los niños para imitar situaciones de la vida real y ponerse en la piel de otras personas. Ya hemos comentado que un aspecto común es la falta de empatía con los demás, pero para simular o recrear actividades los niños con asperger no presentan dificultades, y en cambio los niños autistas por defecto carecen de este juego simbólico y les cuesta mucho adoptarlo.

  • Relaciones sociales

A ambos les cuesta mucho relacionarse y conseguir amigos por su comportamiento tan extraño que muestran. Pero una diferencia es que como los niños asperger tienen tan buena capacidad de lenguaje oral, son capaces de conectar con otros afines y conseguir hacer algún amigo siempre que compartan aficiones comunes. En cambio como en el autismo su habla es más limitada les impide expresarse y casi siempre suelen estar más aislados del resto.

diferencia autismo con asperger

Como habéis podido apreciar sí que hay diferencias significativas entre el asperger con el autismo a pesar de esta integrado dentro del TEA grado 1.

4 Similitudes entre TEA y déficit atención con hiperactividad

Ahora vamos a abordar las diferencias entre el tdah y el autismo. Ambos se le llaman trastornos porque sus síntomas son muy variados y fácilmente pueden ir de un extremo a otro. Así que por ejemplo diferenciar a un autista severo de grado 3 con alguien que solo presenta hiperactividad es bastante sencillo.

Pero claro, en las patologías neuronales no todo es blanco o negro, si no que lo normal es encontrar una infinita variedad de grises. Encima para rizar el rizo, 1 de cada 5 niños autistas también tienen tdah, es decir que presentan la comorbilidad y también poseen los síntomas del déficit de atención con hiperactividad.

De forma que encontrar las diferencias entre una persona con asperger y otra con déficit de atención puede llegar a ser muy complicado, casi como distinguir a un chino de un japonés. Seguro que para un asiático eso es muy sencillo, pero para alguien que no está acostumbrado es tremendamente complejo.

semejanzas entre autismo y tdah

Antes de las diferencias vamos a ver las semejanzas que presenta el autismo con el Tdah:

  1. Ambos son trastornos neuronales, de forma que solo con la apariencia física es imposible detectar. Solo a través de la interacción con la persona se puede diagnosticar.

  2. Son patologías para toda la vida, no tienen cura y se debe convivir para siempre con sus síntomas. Si bien a través de las terapias se pueden minimizar las dificultades que presentan.

  3. Presentan un interés desmedido, incluso hasta obsesivo por los aspectos, temáticas, aficiones o cosas que le gustan. Del resto no prestan atención pareciendo que son sordos.

  4. Admiten muy poca tolerancia a la frustración, teniendo grandes dificultades para regular su nivel de ansiedad.

  5. Al mostrar comportamientos tan inusuales, tanto en el tdah como el autismo es normal encontrar conflictos a nivel escolar, laboral, social incluso familiar.

Y como hemos comentado al principio, el 20% de las personas autista también están afectados por el déficit de atención e hiperactividad. Así que fijaros lo complicado que puede llegar a ser encontrar las diferencias entre el Tdah y autismo.

5 Diferencias entre autismo y tdah

Ahora voy a intentar mostrar en qué ámbitos se pueden encontrar diferencias entre el tdah y autismo de grado 1 donde estaría englobado el síndrome de asperger.

  • Nivel de atención

El síntoma característico en el déficit de atención es la poca capacidad para prestar atención y concentrarse en temas no atractivos para el afectado. En cambio para aspectos que sí son de su agrado el tdah presentan un nivel de atención alto.

En el autismo y asperger también presentan inatención ante temas poco atractivos, pero para las materias que les gusta su nivel de atención excesivo, siendo mucho más obsesivo y notorio que el de un tdah.

  • Capacidad organizativa y memoria

Otro aspecto muy relevante en los tdah es que son muy desorganizados y se les olvida con frecuencia donde dejan las cosas. En cambio en el síndrome de asperger es al contrario, son mucho más ordenados y son capaces de recordar situaciones, fechas y detalles inadvertidos por el resto.

  • Impulsividad

En el tda con hiperactividad, la persona posee una enorme impulsividad y pasa en un instante de hacer una cosa a otra aunque esté sin acabar y sea de su agrado. En cambio en el autismo ese cambio de preferencias de una actividad que le gusta a otra, aunque no la haya finalizado, no es habitual.

  • Lenguaje oral

Antes hemos comentado que una diferencia entre el autismo leve y asperger es que los primeros poseen deficiencias en el lenguaje, mientras que los segundos tienen fluidez y llegan a ser pedantes o cansinos. La persona con déficit de atención posee un nivel normal en la comunicación oral.

  • Diagnóstico

Al igual que pasa en el síndrome de asperger, los niños con tdah se detectan cuando empiezan a tener problemas en el colegio o poseen un mal rendimiento escolar. Con lo que su diagnóstico no es tan precoz como en el autismo leve donde las familias empiezan a preocuparse mucho antes por las dificultades que tienen los autistas en el habla.

  • Empatía

Aquí es donde radica la otra gran diferencia entre el tdah y el autismo. Las personas que tienen déficit de atención con o sin hiperactividad poseen un nivel normal de neuronas espejo, con lo que en el tdah son capaces perfectamente de empatizar con cualquiera porque son capaces de reconocer las emociones y el estado de ánimo. En cambio en el autismo se toman todo muy literal y les es tremendamente complicado entender como es el carácter de alguien o como se puede sentir por dentro.

  • Dificultades sensoriales

En el autismo y síndrome de asperger es bastante habitual presentar en alguno de los 5 sentidos hiper o hiposensibilidad. Mientras que en el tdah no se da esta peculiaridad y sus niveles perceptivos de visión, olfato, gusto, tacto y auditivo están dentro de un rango considerado como normal.

  • Relaciones sociales

Tanto en el autismo como en el asperger poseen muchas dificultades para hacer amigos. En el tdah el comportamiento también es extraño por su gran inatención ante aspectos que no le llaman la atención y por su hiperactividad sin poder estar quietos. Pero en cambio al ser empáticos y tener un nivel de comunicación oral estándar suelen socializar bastante bien y tener más amigos que un TEA.

  • Tratamiento farmacológico

En el autismo todavía no hay ninguna medicina que funcione para regular los síntomas característicos de este síntoma. En cambio en el TDAH sí que se suelen recetar fármacos para aumentar su capacidad de concentración durante el período escolar, si bien es cierto que hay mucha controversia en este aspecto, ya que son medicamentos bastante fuertes que pueden presentar efectos secundarios con bastante facilidad. Y por la experiencias de otros afectos, hay gente con déficit de atención que afirma haber sido de ayuda el tratamiento farmacológico, mientras que otros aseguran lo contrario.

diferencias deficit atencion y TEA

Estas serían las diferencias entre el autismo y el tdah, pero como he comentado al principio pueden llegar a ser muy sutiles, ya que un 20% de los niños con autismo también padecen déficit de atención. Y distinguir un síndrome de asperger con un tdah puede llegar a ser muy confuso.

Encima si se consigue una detección precoz en cualquier de estos dos trastornos neuronales, y las terapias individualizada funcionan bien, en la edad adulta pueden llegar a ser tan poco apreciables los síntomas que sin un vínculo relacional estrecho con la persona sería bastante difícil de percibir.

6 Conclusiones

Aunque la teoría muestre que pueda ser bastante fácil diferenciar una persona con déficit de atención de una con autismo, la práctica es mucho más compleja. Evidentemente los casos extremos donde compares un autismo severo con alguien que solo sufre de hiperactividad son muy distinguibles. Pero en estos dos trastornos lo más frecuente son las situaciones intermedias, y puede llegar a ser complicado diferenciar un síndrome de asperger de un tdah si no tienes una relación estrecha con la persona y tienes algunos conocimientos sobre los síntomas de cada patología.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *