Causas del autismo – Factores del Trastorno Espectro Autista – ¿Las vacunas provocan TEA?

Es normal preguntarse por las causas del autismo cuando tienes una hija diagnosticada con TEA desde bien pequeña. Empiezas a preguntarte que ha podido provocar el trastorno del espectro autista, si ha sido algo que como padres hemos hecho mal, si fue por alguna situación anómala del embarazo, el parto, o por qué motivos ha nacido con esta dificultad neuronal.

Preguntas a los neuropediatras y psicólogos, te comentan que puede deberse a factores genéticos o hereditarios. Que tambíen existen algunas correlaciones estadísticas que podrían ser el motivo de que un bebé nazca con autismo, aunque esta correlación no significa que sea la causa fehaciente al no estar demostrado al 100%. Y por último te indican que hay un baúl desastre que denominan causas desconocidas que es donde al final se engloban a una buena parte de niños autistas.

Investigando por Internet empiezas a encontrar información de si la vacunas provocan autismo, si es por culpa de la dieta, o muchas noticias que carecen de fundamento y base para realizar tales afirmaciones sobre una desorden neurológico sobre el cual ni siquiera los propios especialistas en la medicina llegan a comprender en su totalidad.

Así que al final te das cuenta que da igual no conocer con exactitud el origen del síndrome en tu hija, si no que lo realmente importante es centrarse en proporcionar todo lo necesario para que ella pueda desenvolverse por misma

causas del autismo factores del Trastorno Espectro Autista

A continuación voy a intentar explicar un poco los diferentes factores que pueden provocar autismo, y averiguar si el debate de las vacunas o la alimentación es un bulo o no.

Antes de especificar los diferentes tipos de factores que pueden causar el trastorno del espectro autista, es conveniente recordar que existe una gran diversidad en la patología del autismo. El TEA se manifiesta y provoca comportamientos totalmente diferentes e incluso opuestos entre dos personas autistas, así que estamos ante una alteración neuronal muy compleja de entender.

Dentro de la comunidad científica hay un amplio acuerdo en que pueden existir modificaciones en algunos genes o haber producido algunos acontecimientos durante la gestación y embarazo que podrían ser los causantes del autismo. Pero también admiten los mismos científicos que no hay ninguna certeza en determinar si la existencia de alguna de esos 2 factores ha podido ser verdaderamente el causante de este trastorno.

En la actualidad se desconoce exactamente que causas desarrollan autismo, aunque hay diversas investigaciones para conocer mejor el TEA en las diferentes etapas de la vida: periodo prenatal, infancia, adolescencia y edad adulta.

1 Causas genéticas o hereditarias del TEA

Clínicamente siempre el primer factor que se analiza es detectar si existen causas genética o hereditarias del autismo para saber si se han podido transmitir de padres e hijos. Por esta razón en la primera visita al neuropediatra, psiquiatra o psicólogo se interesan por conocer los antecedentes familiares en cuanto a enfermedades. Posteriormente se solicita un análisis genético para saber si hay algún gen fuera de los parámetros normales.

Muchas personas con TEA presentan algunos genes alterados, pero no todos los autistas tienen mutaciones, incluso hay gente sin síntomas de autismo que poseen esas mismas modificaciones genéticas. Así que fijaros la enorme correlación casuística que hay.

Entonces ¿una mutación genética puede ser la causa del autismo?

  • Si resulta que no hay ningún antecedente familiar y se encuentra genes modificados, se podría sospechar sin rotundidad que podría ser la causa del autismo.

  • Si existen familiares consanguíneos con trastorno del espectro autista y también poseen esos mismo genes modificados, sólo entonces es cuando se puede hablar que el autismo es hereditario.

Estos factores hereditarios del TEA son muy importantes, de hecho diversas investigaciones afirman que las familias con un hijo autista tiene una probabilidad 20 veces mayor de tener otro niño con autismo. Así que fijaros cómo puede influir en la vida de una pareja para tener más descendientes.

Cuando se realizan los análisis para determinar si hay factores genéticos en el autismo, principalmente se miran una serie de cromosomas, a pesar de que han llegado a identificar hasta 102 genes relacionados con el riesgo a desarrollar TEA. Las principales modificaciones o mutaciones que se analizan son las siguientes:

1. Síndrome de Prader-Willi, es una mutación genética en la cual se pierde material genético del cromosoma 15. Este síndrome se presenta del 1-4% de los casos de autismo, y sus síntomas son hipotonía, discapacidad intelectual, obesidad, avidez por la comida, trastorno obsesivo compulsivo, baja sociabilidad; son individuos que hablan en exceso y que tienen altos niveles de oxitocina.

2. Síndrome de Angelman, se detecta en un 2-4% de los autistas. También afecta al cromosoma 15 y las personas portadores de esta alteración presentan hiperactividad, aleteo de manos, convulsiones, discapacidad intelectual, epilepsia, estrabismo y muy baja habilidad lingüística.

3. Síndrome del X frágil, se detecta entre un 4-8% en pacientes con diagnóstico de autismo. Se debe a una alteración del gen FMR1 ubicado en el cromosoma X. Este síndrome se caracteriza por discapacidad intelectual, macrorquidia, lenguaje perseverante y repetitivo, pobre contacto visual y dismorfias faciales características.

4. Síndrome de Timothy, son mutaciones en el gen CACNA1C del cromosoma 12 que interfiere en el funcionamiento de los canales de calcio. Además de lo síntomas genéricos propios de las personas autista, también presentan arritmias letales, cardiopatía congénita, déficit inmunitario o hipoglucemias.

5. Síndrome de Rett que afecta principalmente a las mujeres. Es una mutación del gen MeCP2 en el cromosoma X. Se caracteriza por un fenotipo autista severo, regresión psicomotora, movimientos estereotipados, marcha atáxica y falta de interacción social.

factores geneticos hereditarios del TEA

¿Qué porcentaje de población autista se debe a factores genéticos y hereditarios? Realmente no he podido encontrar ningún dato fehaciente, lo más ha sido un estudio de la revista JAMA Psychiatry donde estima que el autismo se puede heredar en el 80% de las veces según una muestra de más de 2 millones de niños. Pero claro, debemos ser consciente que hay muchísimas personas con autismo leve que ni siquiera están diagnosticadas, con lo que la muestra total de gente con TEA en el mundo es todavía desconocida.

Ya sabes que una de las primeras causas del autismo que intentarán detectar será el factor genético para ver si el trastorno del espectro autista se ha heredado.

Si resulta que el análisis genético es correcto sin encontrar mutaciones en ningún gen, entonces ya se pasa al segundo rango de factores, los ambientales.

2 Factores ambientales

Las causas ambientales que pueden provocar autismo comprende la afectación por parte de la madre durante el embarazo o incluso en el parto en alguna de las siguientes circunstancias:

  • Infecciones virales como herpes genital o fiebre.

  • Exposición a sustancias nocivas como pesticidas agrícolas, consumo de alcohol, drogas y/o tabaco.

  • Consumo de medicamentos no recomendados como tranquilizantes o antiepilépticos.

  • Complicaciones al momento de dar a luz o si se incurrió en un parto muy prematuro en semanas.

causas ambientales del autismo

Al igual que ocurre con los factores genéticos, tampoco hay una certeza absoluta de que si ha ocurrido los anteriores hechos sea al 100% con seguridad la causa del autismo. Además hay embarazadas que sufren infecciones o han consumido en exceso sustancias nocivas y el niño no presenta TEA.

3 Razones desconocidas del autismo

Así que cuando el análisis genético da negativo, no hay ningún pariente consanguíneo sospechoso de TEA, y tampoco hubo ninguna anomalía durante el embarazo o gestación, entramos en el rango de razones desconocidas que provocan el autismo.

Evidentemente como son desconocidas, es un cajón desastre que utilizan los neuropediatras para catalogar las causas del autismo. Ahora últimamente se tiende a correlacionar el TEA con la edad tardía de los padres, pero tampoco hay evidencia científica porque en la actualidad son los 31 años la edad media de las madres primerizas y no hay un gran porcentaje de bebés autistas.

En el caso de mi hija, el análisis mostró que no había genes modificados, tampoco tenemos otros familiares afectados por el mismo trastorno. Así que entra dentro del rango de factores desconocidos.

Al final resulta que da igual conocer exactamente la causa del autismo, ya que es un trastorno que ella tendrá toda su vida y lo realmente importante es aportar todos los medios, recursos y terapias posibles para facilitar su independencia en el futuro y poder integrarse con el resto de la sociedad.

Lo malo, es que toda esta falta de certeza científica para conocer que factores provocan que las personas sean autistas, hace que se propaguen ciertas leyendas urbanas como las siguientes.

4 ¿Las vacunas provocan trastorno del espectro autista?

Te pones a investigar y resulta que la afirmación de que las vacunas provocan autismo proviene de un estudio realizado en 1998 por Andrew Jeremy Wakefield donde indicaba que la vacuna triple vírica que se pone a los bebés contiene un conservante llamado timerosal compuesto por mercurio que podría estar relacionado con la aparición del autismo en bebés.

las vacunas causan autismo

Primero te pones a investigar y resulta que Andrew Jeremy es un activista del movimiento antivacunas, así que a priori su parcialidad sobre la investigación realizada puede entrar en duda.

Segundo, te pones a leer la composición de la vacuna triple vírica que se pone en nuestro país, y en el prospecto no aparece la composición del timerosal. Al igual que su largo listado de reacciones adversas tampoco se indica nada de posibles riesgos relacionados con el autismo.

Tercero, se han realizado varios estudios enfocados exclusivamente si la vacuna triple vírica o cualquier otra que tengo el componente timerosal están relacionadas con un alto número de personas autistas Al final todos los resultados científicos de forma unánime exponen que no hay evidencia que relacione la vacunación con el autismo. A modo de ejemplo una investigación realizada en Dinamarca a más de 600.000 niños, confirmó 6.517 diagnosticados con autismo, una incidencia del 1%. Ratificaron que no observaron ninguna diferencia entre los niños vacunados y los que no, y se concluyó que la vacuna triple vírica no incrementan el riesgo de padecer autismo

Cuarto, con el el paso de los años se demostró que la investigación de Andrew Wakefield carecía de rigor y poseía datos falseados, con lo que le retiraron su licencia para ejercer la medicina en 2010.

Quinto, la vacuna triple vírica sirve para prevenir 3 de las enfermedades más infecciosas de todos los tiempos: sarampión, rubéola y paperas, que encima pueden llegar a ser mortales.

En definitiva, la comunidad médica no da validez al estudio que propaga la teoría de que las vacunas provocan autismo. Hay numerosos estudios científicos que no han podido demostrar la correlación entre el TEA y las vacunas. Pues la verdad es que yo personalmente no doy mucha credibilidad a que las vacunas producen autismo.

5 Alimentacion como causas del autismo

Otro de los mitos que puedes encontrar es que la dieta libre de gluten y caseína pueden disminuir o incluso curar el autismo.

Vamos a ver, los defensores de esta teoría indican que una dieta con gluten y caseína provoca un problema llamado sensibilidad no celíaca al gluten, que causa diarrea, dolor abdominal y sangrado; ya que los alimentos con estas composiciones no se pueden digerir bien por los intestinos.

Todas las familias que tenemos niños con autismo, somos conscientes de lo delicados que son con las comidas: texturas, sabores, olores, si está frío o muy caliente. Si encima le unes el hecho que las personas autistas tienen problemas de comunicación y muchas veces su forma de expresar el rechazo a la comida es con arcadas o vomitando (no con diarreas como propugna esta teoría), pues es normal que muchos padres y madres intenten realizar esta dieta.

dieta sin gluten TEA

Al igual que ocurre en casi todas las facetas del trastorno del espectro autista, tampoco hay evidencias científicas de que comer alimentos sin gluten ni caseína curen o disminuyan los efectos del autismo. En este artículo os lo explica muy bien.

Personalmente tampoco doy mucha credibilidad a esta teoría, ya que el autismo es un trastorno neuronal, que yo sin ser científico poca relación le veo con la sensibilidad en el aparato intestinal por tomar leche, pan o alimentos con gluten y caseina.

Prefiero que mi hija tome la comida nutritiva que le guste, a que siga una dieta con alimentos novedosos y difíciles de que los admita en su alimentación.

6 Conclusión

Si buscas un origen del autismo tal vez lo puedas encontrar en factores genéticos o hereditarios si los análisis han detectado anomalías. Aunque de todas formas no vale la pena dar más vueltas a la cabeza sobre las causas del TEA, lo verdaderamente importante es su tratamiento para conseguir la independencia del autista y su integración en la sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *