El Autismo en niños – TEA infantil Diagnóstico y Tratamientos para niños autistas

En los últimos años cada vez se diagnostica más el autismo en niños, incluso se llega a decir que 1 de cada 100 niños presentan síntomas de TEA infantil. Todos somos conscientes de la gran exigencia que supone criar a nuestros hijos, pero cuando nos confirman que el niño está afectado por el trastorno del espectro autista la preocupación se incrementa notablemente.

Por un lado surge el temor ante lo desconocido, la familia al completo debe involucrarse y adaptarse en como tratar a los niños autistas adecuadamente para una correcta evolución. Pero por otra parte es un alivio comprender que el comportamiento extraño posee una justificación neuronal, y por suerte existen tratamientos que ayudarán a gestionar las dificultades que caracterizan los síntomas del autismo en la niñez.

Mi hija fue diagnosticada de Tea con solo 2 años, desde entonces seguimos acudiendo a distintas terapias adaptadas que le ayudan a ser cada días más independiente, a integrarse mejor en la sociedad y a progresar con el mismo nivel educativo que sus compañeros en el colegio. Todos los días aprendemos con ella, el tratamiento del autismo infantil no solo se enfoca en el niño si no también en los padres.

Así que a continuación os voy a contar como detectar los síntomas de niños autistas. Las terapias más recomendadas para el autismo infantil y cómo enfocar su etapa escolar en el colegio.

tea infantil

1 Cuántos niños autistas hay en el mundo

Según el último estudio de prevalencia realizado por el programa europeo ASDEU en el 2016 se estimaba que 1 de cada 100 personas estaban afectada por algún tipo de trastorno del espectro autista. También detectaron que en los últimos 30 años se había incrementado exponencialmente el número de casos diagnosticados, sobre todo en países nórdicos como Dinamarca, Finlandia o Islandia donde parecen estar más concienciados que el resto.

En España poco a poco se le va dando más importancia al autismo infantil, aunque todavía queda mucho camino por recorrer. De hecho en nuestro país no existe ningún registro de datos que permitan cuantificar cuantas personas o niños autistas hay, en cambio en otros lugares del mundo este recuento está considerado. Por ejemplo el CDC americano estiman que 1 de cada 54 niños presentan síntomas de trastorno del espectro autismo infantil.

En países como Hong Kong dicha prevalencia alcanza hasta el 3’7%, el 2’6% en Korea del Sur, el 1’81% en Japón o el ratio de casi 1’5 niños autistas por cada 100 en Irlanda o Suiza.

prevalencia autismo en el mundo

En mi opinión personal, España perfectamente puede tener una prevalencia de autismo infantil del 1%, lo que pasa es que hay muchos niños con síntomas de autismo leve que por unas u otras razones están sin diagnosticar.

Por suerte cada vez hay más información accesible sobre el autismo, los pediatras están más formados para sospechar síntomas del TEA infantil y derivar al niño con antelación suficiente a los especialistas. También cada vez hay más centros de atención temprana que proporcionan tratamientos, y parece que los Gobiernos están más involucrados en la integración social de los niños autistas en la escuela.

Con exactitud no podemos conocer el número de niños autistas existentes, pero sí sabemos que cada vez representa un porcentaje más elevado entre la población infantil, el suficiente como para intentar poner todos los medios posibles para facilitar su inclusión en la sociedad.

2 Síntomas de autismo en niños

En su momento ya hablé de la importancia que tiene el diagnóstico del TEA para poder proporcionar la terapia más adecuada. Los niños autistas presentan comportamientos diferentes desde que son bebés, el problema es que hasta los 2 o 3 años no se hacen más reconocibles al poder comparar con otros de la misma edad.

Al ser un trastorno neuronal, no hay rasgos físicos para detectar si un niño es autista. Solamente si interactúas con él, es cuando puedes observar si presenta síntomas de autismo infantil. Encima tiene la peculiaridad de que las características conductuales son distintas, incluso opuestas entre un niño con TEA y otro.

sintomas autismo infantil

Los apartados clave para sospechar si un niño puede ser diagnosticado en TEA son los siguientes:

  • No juega con otros niños, no muestra interés por estar con ellos. Solamente se acerca a adultos y es para conseguir cosas que le interesen. O también puede ocurrir que tenga obsesión con alguien determinado y siempre le siga.

  • Dificultades en la comunicación. Hablan muy pocas palabras, tienen un lenguaje limitado, repiten las mismas frases, vocalizan de forma mecanizada. Aunque advierto que en este apartado puedes encontrar una enorme diversidad: desde niños autistas que no emiten ningún sonido, hasta niños con asperger que antes de su primer año de vida ya poseen un lenguaje perfecto y claro.

  • Presenta conductas de aislamiento como no escuchar lo que le dicen, no mirar a los ojos, no hacer caso, se agobia cuando está en un lugar con mucha gente.

  • Realizar movimientos inusuales con el cuerpo y muy repetitivos, como dar vueltas sobre sí mismo sin marearse, andar de puntillas, aletear las manos constantemente, estar meciéndose contínuamente sin parar.

  • Un claro síntoma de niños con autismo es la actitud de rechazo ante cualquier cambio o novedad en su rutina. Su comportamiento viene acompañado de una gran rabieta que puede durar horas de reloj incluso hasta pegarse a sí mismo y autolesionarse. Tienen muy poco tolerancia a la frustración, en cuanto le dices no a algo toma berrinches desproporcionados.

  • En cambio presenta un interés excesivo sobre cosas que le gustan, incluso se puede decir que hasta alcanza un nivel obsesivo. Por ejemplo ver los mismos dibujos, jugar siempre con el mismo juguete, vestirse siempre con la misma ropa.

  • A nivel de sentidos puede presentar hipersensibilidad, o por el contrario hiposensibilidad. Por ejemplo hay niños autistas que le molesta los ambientes ruidosos y otros en cambio actúan como si nada porque no le prestan atención. Les puede molestar el contacto con la piel de determinadas prendas, puede ser que no le gusten los besos ni abrazos, son muy sensibles a los cambios de temperatura, a las texturas en los alimentos, a los olores fuertes, etc….

Estos serían los síntomas del autismo infantil, el problema es que en cada niño se puede presentar de distinta manera, aunque siempre van a tener en común la dificultad para interrelacionarse socialmente, que puede ir acompañada con una falta de comunicación, y la presencia de comportamientos restringidos y repetitivos en su conducta.

Puedes pensar que todos los niños siempre pueden tener alguno de los anteriores síntomas, pero en el caso del trastorno espectro autista infantil son excesivamente frecuentes y muy intensos en duración.

3 Como tratar a un niño autista

Antes de ver los diferentes tratamientos que existen para niños TEA os voy a proporcionar algunas premisas que me siguen funcionando con mi hija.

  • Antes de ser autistas son niños. Sienten toda clase emociones aunque no sepan expresarlas adecuadamente, tienen deseos, ilusiones, miedos y temores aunque no los comuniquen correctamente. Aunque los veamos tan solitarios y/o callados poseen los mismos sentimientos que un niño normal a pesar de que padezcan un trastorno neuronal.

  • Los niños TEA responden muy bien a las rutinas. Planificar sus días o tareas a la perfección, cuando te levantas de la cama a lavarse, vestirse, desayunar, ir al colegio o jugar. Después de comer toca ver la tele, antes de acostarse hay que leer un poco. En fin establecer rutinas, y si es posible a la misma hora del día.

  • Establecer reglas de comportamiento junto al niño autista. Hacer una lista de cosas que NO se pueden hacer en casa o en el colegio y dejarlas puestas en un lugar bien visible.

  • Por muy simple que os parezca, siempre anticipar cualquier novedad o acontecimiento nuevo que afecte directamente en la rutina al niño con autismo. Si va a ir de excursión con el colegio, explicarle con días de antelación dónde irá, que se encontrará cómo será la comida, etc…

  • Cuando tengáis que ofrecerle algo que no le guste mucho, siempre proporcionar dos opciones a elegir. Por ejemplo, si quieres que se coma un danone dale a elegir entre un danone y otro postre diferente.

  • Los niños autistas siempre solicitan a su manera ayuda de los mayores. Aprovechar siempre esta ocasión para pedir algo a cambio. Por ejemplo, si quiere jugar con otra cosa, pedirle que antes recoja el otro juguete.

  • Para tareas o cosas que no sean de su agrado, aplicar siempre un refuerzo positivo. Por ejemplo, si se pone unos pantalones entonces puede elegir los pendientes que desee. El refuerzo negativo usado con mucha frecuencia funciona bastante mal, solo sirve para aumentar su frustración y provocar rabietas innecesarias.

  • Para explicar conceptos un poco difíciles, siempre apoyarse en imágenes. Aunque no necesiten el uso de pictogramas, hoy en día tenemos la suerte de poder encontrar imágenes en Internet para facilitar cualquier explicación.

pictogramas para niños autistas

  • Fomentar su independencia. Hay tareas que perfectamente puede hacer un niño autista, pero que muchas veces ni siquiera se las pedimos. Por ejemplo, arreglar su cama, guardar su ropa, hacerse el desayuno. También sirve para fortalecer su autoestima de que pueda hacer cosas por mismo sin ayuda.

  • Ante rabietas, nunca ponerse a su mismo nivel. Evitar en todo lo posible gritar, intentar canalizar la rabia que tenga en objetos como pelotas, papeles que pueda rasgar, o algún peluche que pueda estrujar.

  • Si tenéis que regañar algún comportamiento, hacerlo siempre en el mismo momento, no tiene ninguna utilidad esperar una hora. Sus neuronas funcionan de distinta forma y no son capaces de recordar y asimilar que hicieron algo mal.

  • A los niños con autismo les cuesta mucho comprender ciertas emociones. Es habitual que cuando estás muy enfadado y te vea gritando, se ponga a reír porque le parece muy gracioso la expresión facial que estás poniendo.

  • No forzar situaciones. Si sabemos que algo no le gusta, podemos intentar con algún refuerzo positivo ver si conseguimos al menos que pruebe, pero si no nunca tensar la cuerda porque se puede romper y originar en un comportamiento restrictivo que puede ser difícil de reconducir.

A bote pronto estas son algunas de las premisas que os puedo recomendar, evidentemente todas las he ido aprendiendo gracias a los distintos centros de atención temprana y asociaciones donde sigue acudiendo mi hija.

En definitiva sobre como tratar los niños autistas el mejor consejo es paciencia, actitud positiva, dar mucho cariño y dejaros aconsejar por los profesionales que estás habituados a trabajar con niños TEA.

actitud positiva para niños con autismo

4 Terapias y tratamiento Tea infantil

Una vez se han detectado los típicos síntomas de autismo en niños y se ha procedido a la valoración y diagnóstico del TEA por parte de los profesionales de la salud pública, es el momento de empezar con el tratamiento más adecuado.

Lo que mejor está funcionando son las terapias psicoeducativas que son impartidas en centros de atención temprana hasta que los niños autistas tienen 6 años, posteriormente ya deben pasar a otro tipo de asociaciones específicos. Estas terapias pueden ir enfocadas a los siguientes aspectos:

  • Intervenciones conductuales para enseñar a los niños TEA nuevas conductas y habilidades.

  • Intervenciones de comunicación como pueden ser las sesiones de logopedia.

  • Terapia de integración sensorial centrada en regular el nivel sensitivo hipersensible o hiposensitivo que padezca.

  • Asistencia fisioterapéutica en el caso que pueda presentar dificultades físicas notables o una pobre coordinación motriz.

  • Talleres a la familia para comprender mejor el trastorno del espectro autista en niños con recomendaciones y guías dirigidas.

  • Dinámicas de grupo para socializar e interactuar con otros semejantes.

terapia ocupacional para niños autistas TEA

Las anteriores intervenciones son las que mejor funcionan para niños autistas, siempre con complementarias y se pueden combinar entre sí e incluso con otras terapias más alternativas como:

  • Actividades de musicoterapia donde se busca el vínculo del niño TEA con la música y el ritmo.

  • Natación para niños con autismo donde además de ser una actividad física es una terapia sensorial muy buena para ellos.

  • Terapia con animales, donde las más conocida son con caballos o perros, donde a través de la interacción con el animal se busca mejorar las diferentes áreas sociales, cognitivas, temperamentales y físicas en personas con diversidad funcional.

terapia con perros para niños autistas

  • Neurofeedback que es una técnica novedosa donde se estimula el cerebro con ondas alfa y beta para autorregularse y mejorar algunos problemas psicológicos como la ansiedad, el estrés, la hiperactividad o el déficit de atención.

Como habrás podido comprobar, todo se tratan de terapias educativas, conductuales y psicológicas que deben ser impartidas por especialistas en la materia y siempre deben reunir las siguientes 4 características:

1. Individualización: no existen dos niños con los mismos síntomas de autismo ya que es un trastorno muy heterogéneo, así que el tratamiento no puede ser igual para todos los niños autistas. La terapia se debe adaptar en función de las dificultades propias que presenta cada niño TEA.

2. Estructura: hay que establecer objetivos muy claros tanto a corto como largo plazo. Definir bien los recursos y métodos a emplear con el niño en sus sesiones.

3. Continuidad: las intervenciones terapéuticas deben ser continuas a lo largo del tiempo ya que el autismo no tiene cura. Con lo que no se puede predecir un número predeterminado de sesiones exactas.

4. Participación familiar: los padres y madres siempre deben estar involucrados en cualquier programa de intervención. Deber recibir información, formación y apoyo; ya que en casa se debe seguir las conductas y pautas que se le trasmiten al niño TEA en sus terapias psicoeducativas.

A nivel farmacológico no existe ningún medicamento específico para niños autistas que mejoren su capacidad de comunicación o interacción social. Pero el TEA habitualmente conlleva un buen número de comorbilidades como el déficit de atención, problemas para dormir, hiperactividad, actitudes agresivas, etc.. Para estos síntomas sí existen medicamentos que se pueden recetar y ser útiles, aunque es conveniente conocer los posibles efectos secundarios que habitualmente suelen provocar a niños con síntomas de autismo.

5 Educación infantil con trastorno del espectro autista

Para finalizar el apartado del autismo en niños es muy conveniente dedicar un apartado a analizar cómo el sistema educativo desea integrar en las aulas a los que tienen síntomas del trastorno espectro autista infantil.

Estadísticamente no hay un modelo de escolaridad que ofrezca mejores resultados académicos y de integración en la escuela ordinaria. Legalmente la Unión Europea se decanta por favorecer la inclusión en aulas ordinarias a los niños TEA. El problema está en la formación del profesorado y los demás profesionales del centro para entender el autismo y ayudar al alumno con autismo.

educacion inclusiva en niños con autismo

A nivel provincial existe un organismo denominado Servicios de Orientación Educativa, Psicopedagógica y Profesional que se encarga de valorar a cada niño o niña con TEA para elegir la solución educativa más adecuada a cada caso. Por tener un diagnóstico de espectro autista no sirve para definir el criterio de escolarización. Este ente público evalúa los siguientes aspectos:

Capacidad intelectual del niño TEA.

Nivel comunicativo y lingüístico para estimar el nivel de interacción que pueda tener el niño autista con compañeros y profesores.

– Comprobar si las alteraciones conductuales pueden suponer un peligro para la integración de los alumnos.

Potencial del niño autista para aprender.

En función de estos 4 factores dictaminarán si el niño TEA puede estar escolarizado en un aula ordinaria, o si necesita estar en un centro de educación especial, o si debe estar matriculado en un aula especial dentro de un colegio convencional donde se agrupan niños con diversos problemas para recibir una enseñanza personalizada en grupos reducidos por personal docente especializado.

En los casos de autismo grado 1 y 2 siempre se está apostando por la primera opción, es decir permitir la inclusión del niño TEA en una clase normal. Pero claro, el problema está en que ni los profesores ni el colegio suele estar formado ni preparado para tener un alumno con las peculiaridades que presentan los síntomas del espectro autista en niños. Pero en fin, esta da para un capítulo entero.

6 Conclusión

La prevalencia del autismo en niños es cada vez mayor tanto a nivel mundial como en nuestro país. Por eso es vital reconocer lo antes posible los síntomas del espectro autismo infantil, ya que de esta forma podemos proporcionar a los niños autistas el acceso a terapias conductuales y psicoeducativas más adecuadas según dificultades de comunicación e interacción social.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *